El riesgo para la confidencialidad que suponen los teléfonos móviles de los empleados

facebook-whatsapp

Cada vez más la mayoría de teléfonos móviles nos permiten tomar fotografías y compartirlas instantáneamente a través de las redes sociales ( facebook , twitter , … ) o aplicaciones de comunicación como Whatsapp . Un empleado que haga un mal uso de estas herramientas está comprometiendo el deber de confidencialidad.

Las tecnologías de la información nos aportan herramientas que, ya sea en el ámbito personal o profesional , nos permiten interactuar e intercambiar información con terceras personas con mucha facilidad . Uno de estas herramientas es el teléfono móvil y su crecen capacidad para obtener fotografías y compartirlas privada o públicamente .

Muchos usuarios de teléfonos móviles están acostumbrados en su vida privada a fotografiar y compartir los buenos y malos momentos de su vida diaria. Cada vez más muchos de estos usuarios extienden este uso privado dentro del ámbito laboral . Si no se es consciente de los riesgos , un uso indiscriminado de estas herramientas puede convertirse en un riesgo de confidencialidad importante.

En el caso de un centro de atención a personas ( centro sanitario , residencia de ancianos , centro de día , etc … ) la cámara del teléfono móvil puede convertirse en un aliado fantástico para las tareas propias del funcionamiento del centro :

  1. La Animadora de una Residencia de Ancianos capturar imágenes de una celebración colectiva que luego compartirá con los familiares en un panel, en el blog de ​​la residencia o al boletín periódico .
  2. La enfermera que fotografía una herida para dejar documentada su evolución o documentar un protocolo de tratamiento .
  3. La Fisioterapeuta que obtiene imágenes de una terapia de grupo o individual , con la intención de documentar los protocolos y quizá compartirlo a través de la web .

Estos son algunos buenos ejemplos de captura de imágenes, que constituyen datos de carácter personal de los usuarios del centro , y que se obtienen y almacenan en dispositivos privados de los empleados , en muchos casos .

En el mejor de los casos estas imágenes se volcarán a un disco duro u ordenador de la empresa y se borrarán los originales del móvil. En el peor de los casos estos fotografías irán a parar a los ordenadores privados de los usuarios , a sus cuentas de Dropbox o Google Drive en la nube en forma de copia .

Aparte del uso profesional ( con medios particulares ) que implican los ejemplos anteriores , otros empleados les hará gracia hacer una fotografía de los residentes y usuarios en una actitud divertida , o en un momento de superación personal , que fácilmente se conservará en el teléfono privado y quizás se compartirá con otras compañeras de trabajo o con los familiares y conocidos de los residentes .

En cualquier caso , el tratamiento de estas imágenes de los residentes y usuarios por parte de los empleados del centro pueden constituir una infracción grave de la LOPD si no se tratan los datos con el consentimiento y con las finalidades inherentes a este consentimiento.

La empresa , por su parte , al tratarse de imágenes capturadas por su personal durante el horario laboral y referidas a sus clientes, pasa a ser el responsable legal del tratamiento y uso que se haga de estas imágenes .

Así pues, es muy importante que la empresa sea conocedora de los riesgos que conlleva ( desprestigio , perjuicio moral de los usuarios , riesgo de sanción administrativa , riesgo de reclamaciones civiles , … ) y tome las medidas legales , protocolarias y técnicas necesarias para minimizar estos riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code